Psicologos.com.co
Psicologos.com.co
En Google Play En la App Store

Consejos útiles para manejar y superar el estrés

Artículo revisado por el Comité de Psicologos.com.co

El estrés es uno de los principales motivos de consulta de muchas personas que se sienten agotadas ante la vida, pero quedarnos quietos o no saber manejarlo es el verdadero problema.

26 ene 2017 · Lectura: min.
¡Centrarte en lo que te estresa es inútil! Recibir este diagnóstico no es excusa para dejar de salir, eso es pereza y desinterés por quemar energía y estimular la creatividad.

Es imposible suprimir todas las situaciones y retos que pueden causarnos estrés, pero eso no significa que sea suficiente razón para dejar de disfrutar la vida. Ante el crecimiento del número de pacientes con este diagnóstico, los expertos les animan a aprender a manejar el estrés ya que al mantenerlo bajo control deja de ser el protagonista o la excusa para no vivir.

El estrés es un mecanismo natural del organismo para adaptarse a cambios o situaciones que exigen una sobrecarga de energía. Es una respuesta física y psicológica para hacer frente a las presiones y adaptarse a los cambios. Es lo que se conoce como eustrés o estrés positivo. Sin embargo, cuando esta respuesta se intensifica y prolonga por mucho tiempo, trae consecuencias en la salud y es necesario contar con ayuda profesional para un adecuado diagnóstico y tratamiento. 

Psicólogos.com.co te trae algunas recomendaciones sencillas y eficaces para manejar y superar el estrés cotidiano. Toma nota:

shutterstock-284922161.jpg

1. Respira profundo. Toma pausas en el día para respirar con calma. Los ejercicios de respiración relajan tanto tu cuerpo como tu cerebro permitiéndote sentir que controlas lo que estás haciendo y dándote oportunidad de reorganizar tus tareas cuando te sientes agobiado. Hazlo profundamente por unos segundos de modo que se expanda tu pecho al inhalar y se hunda al exhalar.

Sentarte y caminar con la espalda recta también ayuda a aumentar tu bienestar manteniendo despejado el canal entre la columna vertebral y el corazón. Si necesitas acompañamiento profesional, asesórate con expertos en técnicas de relajación.

2. Haz listados. Tener por escrito las cosas que tienes pendientes, cuáles son urgentes y cuáles pueden esperar te permite programarte, optimizar tu tiempo y reducir los niveles de estrés. No intentes hacer todo al tiempo, en lo posible establece un horario sin sobrecargarte.

Conocer tus prioridades es parte de este punto porque en algunas ocasiones es vital aplazar o decir no a algo en vez de comprometerte y agregarte presión innecesaria.

3. Busca un pasatiempo. Encuentra una actividad que te haga feliz y te dé tranquilidad. Ir a cine, salir con amigos, estar en familia, bailar, caminar, cantar o bordar, son cosas que puedes hacer de manera usual y que servirán para despejar tus pensamientos, estimular tu cerebro y gastar energía positivamente. Encapsularnos en la preocupación y olvidar que todo es pasajero es el peor de los errores.

pintar-estimula-tu-creatividad.jpg

4. Disfruta la naturaleza. ¡Centrarte en lo que te estresa es inútil! (y te lo repetimos porque es importante). Recibir este diagnóstico no es excusa para dejar de salir, eso es pereza y desinterés por quemar energía y estimular la creatividad. Por el contrario, lo que se aconseja es disfrutar de la naturaleza y visitar espacios naturales idealmente con agua (como lagos, riachuelos y cascadas) pues son los más relajantes. El estrés no es un estado inhabilitante así que no pongas en pausa la vida por esta causa. Hay profesionales expertos en coaching, que pueden ayudarte en la tarea de reorientar tu vida cotidiana.

5. Practica un deporte. Físicamente el estrés te agota, para hacerle frente hace falta alguna actividad física. El deporte en un gimnasio o al aire libre ayuda a descargar la tensión acumulada y restablecer el equilibrio emocional, psicológico y físico.

Convierte tus buenos propósitos en hábitos.

Puedes combinar esta sugerencia con el punto anterior, lo que importa es que cualquiera sea el deporte que escojas debes practicarlo como un antídoto al estrés y un compromiso personal no competitivo. Evita compararte, medirte con otros o frustrarte. Se trata de que lo disfrutes y no presionarte más.

6. Come bien. La alimentación equilibrada y saludable es la fuente de la energía para cumplir con las responsabilidades que te provocan estrés. Si te quedas con enlatados y comidas llenas de preservativos, en vez de frutas y verduras como aconsejan los expertos, te sentirás cansado, desconcentrado, y propenso a sufrir problemas nerviosos.

Sufrir de bajas de azúcar es uno de muchos ejemplos en los que no comer bien o a las horas correctas afecta tu ánimo, humor, fuerza y concentración.

come-bien.jpg

7. No te victimices. Al quejarte alimentas tu malestar y posiblemente se lo contagias a quien te escucha. No eres víctima de las circunstancias y no es sano que te consideres una o que hables de ti en estos términos. El estrés no define la persona que eres. Además, no siempre los motivos del estrés son malos. Las metas altas implican esfuerzos importantes y presión, en estas oportunidades el estrés es señal de que estás invirtiendo parte de ti y emocionándote por un proyecto. Este estrés positivo es conocido como eutrés y se diluye cuando alcanzas tus objetivos. Alégrate, ríete de ti mismo, de tus errores y exageraciones, notarás que una mejor actitud mejorará tus días haciendo más llevadero cualquier reto que se te presente.

8. Date tiempo y cree en ti. El primer paso para lograr los pequeños triunfos que te llevarán hacia unos más grandes es creer en ti. ¿Quién creerá en ti si no lo haces tú? Conviértete en tu prioridad y demuéstralo apartando las horas para descansar lo suficiente, reconociendo lo que logras en vez de pensar más de la cuenta en tus preocupaciones y concediéndote pequeños premios, como dulces o fines de semana especiales, cuando logres tus objetivos. Establecer metas realistas, coherentes y concretas disminuirá la ansiedad asociada al estrés. Cada logro es motivo de fiesta pero fallar también hace parte de la vida de todos.

¿Sabías que la ansiedad es un trastorno más común de lo que imaginamos?

Tomar consciencia de que no siempre vas a obtener lo que quieres es la mejor manera de quitarte de los hombros la presión de tener una 'vida perfecta'. Sentirse frustrado y fallar es una estación de la que se debe aprender y salir fortalecido. Sácale provecho a las presiones y a los momentos estresantes en vez de dejar que ellas te consuman.

Psicólogos
Escrito por

Revisado: Mariana Garavito

Deja tu comentario