Acceso Centros Añade tu consultorio gratis

¿Cómo reconocer que tengo estrés y superarlo?

Conozca cuáles son los principales síntomas del estrés y aprenda a manejarlos. No deje que sentimiento de tensión física y emocional lo limite en su vida.

6 AGO 2018 · Lectura: min.
Cuando el estrés se extiende en el tiempo tiende a crear un sinnúmero de problemas y situaciones molestas para nosotros.

Sentir estrés es completamente normal en el ser humano y todos, por una u otra razón, hemos tenido crisis relacionadas por esa tensión que nos hace sentir frustrados, ansiosos o, incluso, furiosos. Nos podemos tensionar ante una carga laboral inusitada o ante la cercanía de una fecha esperada, siendo este estrés una reacción natural del cuerpo ante desafíos o demandas que debemos afrontar.

Ese mecanismo especial con el que contamos nos ayuda, cuando se presenta por pequeños períodos, a superar obstáculos, pero cuando se extiende en el tiempo tiende a crear un sinnúmero de problemas y situaciones molestas para nosotros.

Tipos de estrés y sus síntomas

El cuerpo reacciona de forma particular ante el estrés, liberando una serie de hormonas que hacen que el cerebro esté alerta, provocan tensión en los músculos y aumento en el ritmo cardiaco. Sin embargo, como ya lo dijimos, cuando esta reacción es persistente y el cuerpo se mantienen en alerta, se generan varios riesgos de salud como: Diabetes, presión arterial alta, insuficiencia cardíaca, depresión o ansiedad, obesidad, problemas menstruales y problemas de la piel, como acné o eczema, entre otros. Estos síntomas pueden aparecer con mayor o menor grado de intensidad de acuerdo al tipo de estrés que la persona sufra. Estos son:

- Estrés agudo: Esta es la forma de estrés más común y es el que menos afectaciones causa en el ser humano ya que perdura poco tiempo. Los síntomas más frecuentes son agonía emocional, que es una combinación de enojo, ansiedad o depresión; problemas musculares, con dolor de espalda, músculos del cuello tensos y dolor en la mandíbula, entre otros; problemas estomacales e intestinales como diarrea, acidez, estreñimiento, flatulencia y síndrome del intestino irritable, entre otros. También presentan síntomas de sobre excitación pasajera, con aumento en el ritmo cardíaco, transpiración en las palmas, mareo, migrañas y dolor en el pecho.

El estrés de las mamás: recomendaciones prácticas.

- Estrés agudo episódico: Este tipo de estrés es similar al estrés agudo, pero se repite con suma frecuencia lo que llena su vida de agitación y caos. Surge también de la preocupación constante e incesante, la persona que siempre piensa de manera negativa y para la cual cada aspecto de la vida es un motivo para preocuparse. Los síntomas de este tipo de estrés son similares al del estrés agudo, sumándole migrañas, dolor en el pecho, hipertensión e incluso enfermedades cardíacas.

- Estrés crónico: Esta es la peor clase de estrés, el que desgasta a las personas día a día. Este tipo de estrés destruye las vidas y mentes de las personas, haciendo estragos a largo plazo. Este tipo de estrés surge cuando la persona no le ve la salida a una mala situación y necesita la ayuda de un profesional que le ayude a cambiar su forma de ver el mundo y a reformularse. Muchas personas que lo padecen incluso llegan a olvidar que sufren de este tipo de estrés, debido a que han terminado por acostumbrarse a ese sentimiento agobiante.

shutterstock-265380494.jpg

Si crees que necesitas ayuda profesional para controlar el estrés, no dudes en revisar nuestro listado de profesionales que estarán más que dispuestos a ayudarte en cuanto lo necesites.

Consejos para superar el estrés

Para tratar de hacerle frente al estrés tendemos a veces a realizar comportamientos que terminan no siendo los mejores para nosotros y que emprendemos porque nos dan ayudan a relajarnos y nos dan un alivio temporal, sin embargo, terminan causando más daño que acciones positivas. Entre estos comportamientos se encuentran fumar cigarrillos, beber alcohol, consumir drogas, comer en exceso e incluso dormir demasiado, o no dormir lo suficiente. Aprenda a identificar el estrés, las situaciones que detonan esas reacciones fisiológicas en su cuerpo, para aprender a manejar esas situaciones tensionantes.

Entonces, ¿qué debo hacer para enfrentarme al estrés? Existen varias maneras y siempre es mejor ir probando para darnos cuenta cuál va mejor con nuestro estilo y personalidad.

  • Evite las situaciones estresantes. Parece obvio, pero debemos evitar activamente las situaciones estresantes. Tratemos de no involucrarnos en discusiones e ignorar los ambientes tóxicos. Siempre podemos ir a dar un corto paseo en lugar de dedicarle tiempo a situaciones nocivas.
  • Reconozca que hay cosas que no se pueden cambiar. Debemos aceptar que hay cosas que no se pueden cambiar, que no está en nuestro poder modificarlas. Ante este tipo de situaciones tenemos que evitar alterarnos y tratar de distraer nuestra atención.
  • Establezca límites. Sepa decir que no. En muchos casos el estrés viene de realizar muchas tareas tanto en casa como en el trabajo. Aprenda a decir que no y no se llene de obligaciones, en caso de que esto no sea posible, no tenga miedo en pedir ayuda.
  • Coma saludable. Así no lo parezca, tener una dieta saludable puede ser clave a la hora de hacerle frente al estrés. Alimentos como verduras, frutas, granos integrales y similares pueden darle energía a su cuerpo y mente. Evite, por el contrario, consumir azúcar en exceso.

Consejos útiles para manejar el estrés

  • Descanse. Puede parecer obvio, pero dormir lo suficiente durante la noche puede ayudar a que piense todo con más claridad y a tener más energía. Lo recomendable es dormir por períodos de entre 7 y 9 horas.
  • Realice actividades que disfrute. Cuando sienta que el estrés lo está consumiendo, realiza alguna actividad que lo active de nuevo y le levante el ánimo. Puede leer un libro, jugar un videojuego o ver una película, sin importar lo que sea, dedíquese espacio y tiempo para usted.
  • Aprenda a relajarse. Esto es más fácil de decir que de hacer. La práctica de técnicas de relajación puede ayudar a lidiar con el estrés del día a día, ya que ayudan a disminuir el ritmo cardiaco y a reducir la presión sanguínea.
  • Modifique su perspectiva. Es importante que empiece a desarrollar una actitud más positiva frente a los diferentes eventos de su vida. No se pregunte '¿por qué todo me sale mal?' sino '¿cómo voy a poder sobreponerme a esto'.

shutterstock-404147287.jpg

Algunos testimonios

Como ya debes saber, nadie está exento de sufrir durante su vida es estrés. Es una situación normal y lo importante es saber sobrellevarlo. Aquí te dejamos algunos de los testimonios de nuestros lectores, con los que tal vez te puedas sentir identificado, sabiendo que estas situaciones tienen solución.

Isabella: "Estoy trabajando en un call center y últimamente tenemos mucha presión para cumplir con los objetivos. Nos están rebajando porcentajes del sueldo por las métricas porque ahora les dio porque nos miden todo y casi no nos podemos ni levantar del puesto porque ya los jefes nos miran feo, como si no estuviéramos cumpliendo con nuestro trabajo. ¡Yo estoy muy estresada y siento que no estoy haciendo todo lo que me piden, pero no puedo más!"

Alejandro: "Estoy en una época de mucho trabajo, pero también de muchas tensiones familiares porque hace falta plata y no podemos pagar una niñera. Es muy duro porque mi mujer trabaja en una oficina todo el día, yo me quedo en la casa trabajando y tengo que encargarme de nuestra hija por las tardes, que sale de la guardería. Entonces sigo trabajando por las noches, pero me siento muy agotado. Las peleas con mi esposa son por lo mismo, pero no hay salida: ella y yo tenemos que seguir trabajando porque necesitamos la plata para pagar el apartamento, pero sentimos que no le estamos dedicando tiempo de calidad a la niña".

Deja tu comentario
1 Comentarios
  • Marisol Morales

    Hola, he leído todo el artículo, realice el test, aunque ya sabía mi nivel de estrés, pero quise hacerlo y claro se confirma nivel de estrés alto, estuve hace unos años tomando medicamentos (Trazodona y Fluoxetina) estuve en tratamiento por tres meses ininterrumpidos, me ayudaron un montón, ya que mantengo con depresión moderada a lo que me dijeron en ese tiempo. Mi situación mejoró un poco en un aspecto de mi vida al separarme de mi esposo, él era y es la causa de todo, al separarme la tranquilidad volvió a mí, pero empezaron con más intensidad los problemas económicos, tanto que no tengo ni plata, ni tiempo para pasar al médico, cuando me siento tan estresada en ocasiones he podido comprar el medicamento y tomarlo, pero solo es por unos días, yo sola hago todo lo posible por controlarme y tratar de llevar una vida normal, de volver a tener ilusiones, anhelos de algo y refugiarme en mis hijos. Tengo 40 años, pero según me dicen aparento ser una mujer de 30 años, eso me levanta el ego, aunque en el espejo yo veo otra cosa, muchas personas me preguntan si pienso conseguir nuevamente pareja a lo que respondo que no estoy interesada en el momento, se que es difícil superar mi estrés y depresión si no estoy en tratamiento, pero la situación económica es tan difícil que lo que yo gano solo nos alcanza para la comida y servicios.

últimos artículos sobre estrés