Cómo poner límites emocionales

Saber poner límites es vital para nuestra salud mental, en este articulo identificarás cómo y cuándo debes hacerlo

2 JUL 2019 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Cómo poner límites emocionales

Los límites emocionales son necesarios para poder relacionarnos con las personas; es el establecimiento de normas de convivencia entre seres, que nos permiten ubicar a los demás ante el trato que deben tener hacia nosotros, los límites sanos nos protegen de la agresión, la falta de consideración y el abuso de los demás.

Tomar las riendas

Es decir NO cuando no quiero algo y SÍ cuando lo deseo o necesito.

Es decir, HASTA AQUÍ.

Es NO dejarme llevar haciendo lo que los demás quieren por no crear conflicto.

Es NO terminar haciendo las sugerencias de los demás.

Es NO dejar que invadan mi intimidad.

NO dar por hecho que cualquiera puede opinar, manipular y exigir sobre mi espacio personal.

Distinguir lo que quiero hacer y lo que no quiero hacer.

Cuando alguien me falta al respeto, aunque sea alguien a quien otorgue cierto "poder": jefes, profesores, tutores, padres, no consentirlo.

Decir NO QUIERO, aunque esto represente cierto dolor al otro (dolor que muchas veces sobredimensionamos, no es tanto).

Hacerlo con las personas que más queremos (que son las que más nos cuesta).

No dejarme liar con los chantajes emocionales, por miedo a ser "egoísta" o "egocéntrico", este es un error frecuente.

No confundirme con frases como "lo hago por tu bien", el cariño nos descoloca.

Es tener un ESPACIO PROPIO, una parcela privada sana que yo autogestiono (para que no explote en una parcela patológica).

PUBLICIDAD

Escrito por

Jenny de la Rosa

Ver perfil
Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre autoestima