Acceso Centros Añade tu consultorio gratis

​¿Se puede salvar una relación donde hay maltrato?

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de Psicologos.com.co

Amar incluye perdonar, sin embargo, ¿cómo podemos saber cuando ha sido suficiente? Examina estos puntos y date cuenta si el maltrato ya le ha dado el punto final a tu relación de pareja.

20 AGO 2018 · Lectura: min.
Las consecuencias del maltrato psicológico en la víctima son como un gran torbellino que la va debilitando, aislando y arrinconando con una gran sensación de sentir que no puede salir de allí

Dicen que el amor es ciego, pero hay momentos donde es necesario abrir los ojos y examinar el panorama completo. Vivir en una relación donde hay maltrato no debe ser pasado por alto ni tampoco minimizado, pero la pregunta es qué oportunidades reales le quedan a la pareja.

Seguir o no seguir es una encrucijada que cada uno de nosotros debe responder a conciencia. Si es tu caso, para ayudarte hemos reunido unos puntos primordiales que te ayudarán a analizar la situación:

Detecta la situación

Si hasta ahora solo tienes sospechas o no te parece grave el maltrato psicológico que vives en tu relación, debes saber que esta conducta es un tipo de violencia psicológica que usualmente va en aumento.

Además, en una relación de maltrato existe una dinámica errada pues el problema no es de uno solo: las dos personas tienen problemas y necesitan acompañamiento psicológico para superarlos.

Generalmente el maltratador ha estado expuesto a ambientes tóxicos, maltratos en la niñez que tienden a replicar en su adultez, y puede tener incluso enfermedades mentales. Por todo esto, en muchos casos no son conscientes de que están repitiendo las conductas que les causaron importantes heridas emocionales.

shutterstock-728258470.jpg

Ciclo del maltrato

Es claro que el maltrato no es necesariamente una constante en estas relaciones, de hecho, existe todo un ciclo:

  1. Momento de tensión: acumulada por pequeñas tensiones de la cotidianidad.
  2. Momento de explosión: en él se da la explosión de las tensiones a través de agresiones físicas, verbales, emocionales o sexuales.
  3. Momento de remordimiento: el maltratador reconoce que hubo un mal comportamiento y aunque pide perdón se excusa en sus problemas, falta de autoestima u otros asuntos que dan pie para que el ciclo vuelva a empezar.

Cada caso puede presentar variaciones según el trastorno de personalidad que evidencie el maltratador, no obstante, estar envueltos continuamente en estas fases hace que la víctima se vea afectada, se empiece a debilitar y desarrolle otros trastornos.

Arrepentirse incluye cambio

Los golpes de pecho por parte del maltratador no son suficientes, si la conducta es repetitiva y no hay señales de cambio, no ha habido un arrepentimiento genuino.

Es urgente que exista una voluntad de cambio que sea la base para la curación de las heridas de los individuos afectados y de la pareja. No tiene sentido esperar grandes avances si no se ha hecho un alto y se ha cambiado de ruta para darle la espalda al maltrato físico o psicológico.

Ten en cuenta que cuando eres víctima del maltrato psicológico es probable que estés viviendo una relación asimétrica en la que uno de los dos domina al otro, y probablemente progresivamente va acortando el sentido de libertad de quien es su pareja. Imponerse sobre el otro es un principio para el maltrato pues lo sitúa en una posición de vulnerabilidad.

shutterstock-445573339.jpg

Si existe una verdadera voluntad de cambio se debe demostrar a través de la receptividad a buscar ayuda.

No te quedes por sentir culpa

Parte del maltrato incluye la manipulación psicológica en la que empezamos a sentir que tenemos una parte de la culpa del comportamiento abusivo de nuestra pareja.

Es muy importante que interiorices una verdad inmodificable: el maltrato, entendido como cualquier conducta perversa, no debe ser tolerada.

No importa si crees que eres quien lo irrita, o si te repite que todo es tu culpa, siempre hay formas saludables para resolver los problemas como la terapia de pareja, y entre ellas el maltrato no es una opción. ¡No es algo que te merezcas!

Espacio para el diálogo

Poder hablar de lo que está pasando es una señal de esperanza. Es importante que puedas decir lo que sientes y lo que te preocupa. Además de tener una buena intención, la forma en la que se toque el tema es importante porque hacerlo a través de los gritos y los reproches agravará las cosas. Mantén la calma, habla con claridad y de no ser posible, busca apoyo y denuncia si te sientes en riesgo.

Buscar ayuda

El arrepentimiento no puede quedarse en los lamentos del momento. Es necesario tomar acciones y que las promesas de no volverlo a hacer se traduzcan en decisiones para recibir tratamiento profesional.

Aunque se tenga la mejor de las voluntades, la persona que maltrata sufre de un trastornos afectivo y conductual, y tal como las enfermedades físicas las emocionales se debe trabajar con expertos en el tema. Si tu pareja no está dispuesta a esto, es mejor que consideres la posibilidad de que tal vez aun no es consciente de la gravedad del tema o que su arrepentimiento no es tan genuino como dice.

shutterstock-637143058.jpg

Independientemente si decides seguir o no seguir con tu pareja, esto es lo que debes hacer en caso de verte en medio de un episodio de agresividad en pareja:

  1. Nunca permitas el maltrato: reacciona y busca respeto sin importar si se trata de maltrato físico, psicológico o emocional.
  2. Movilízate, busca ayuda: si sientes que la impotencia te invade, busca ayuda de familiares, amigos o un psicólogo de confianza. Callar no es recomendable y puede agravar la situación.
  3. Actúa y defiende los límites: aunque suene reiterativo, hay quienes piensan que lo mejor es callar o dejar que el otro grite, pero no siempre es lo mejor. La reacción debe ser radical y se debe denunciar si se cree necesario.
  4. Mantente alerta: si decides continuar la relación y no buscas ayuda psicológica es altamente probable que continúes siendo víctima, pues los abusadores en muy pocos casos cambian por su cuenta pues se trata de rasgos psicológicos muy arraigados a su estilo de vida.

Examina con detenimiento tu posición y evalúa en qué estado se encuentra tu relación. El amor más fuerte te lo des a ti misma, y si solo uno de los dos toma cartas en el asunto, no basta. Tiene que ser un compromiso muto.

Las consecuencias del maltrato psicológico en la víctima son como un gran torbellino que la va debilitando, aislando y arrinconando con una gran sensación de sentir que no puede salir de allí. Si identificas que es tu caso, fortalece tus relaciones con otros, anímate a pedir ayuda sin que sientas vergüenza por ello y recupera la esperanza de tener una vida sin miedo, lo puedes lograr.

Recuerda: el maltrato no es una opción, y solo debes quedarte si ambos voltean la página de la mano de expertos.

Psicólogos
Linkedin
Escrito por

Revisado: Ana Saturia Franco

Deja tu comentario

Últimos artículos sobre Consejos de psicología