Psicologos.com.co
Psicologos.com.co
En Google Play En la App Store

Bipolaridad: mitos y verdades

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de Psicologos.com.co

El trastorno bipolar no puede confundirse con los altibajos que todos experimentamos. Se trata de una enfermedad grave que afecta las relaciones interpersonales.

17 may 2016 · Lectura: min.
Una persona voluble se puede alterar porque su jefe lo recrimina en público, pero este hecho para una persona con trastorno bipolar puede significar una depresión profunda. El bipolar experimenta cambios severos de humor y de conducta que afectan su

Cuando se habla de bipolaridad muchas personas tienden a confundir este trastorno con las manifestaciones de irritabilidad que muchas personas pueden experimentar en momentos de estrés o de tensión emocional. El bipolar no puede catalogarse, simplemente, como una persona voluble que en la mañana está de buen humor y en la tarde se enoja con facilidad.

El trastorno bipolar es una enfermedad mental grave caracterizada por un cuadro intenso de depresión que después se transforma en euforia irracional. Es un trastorno emocional serio que también se conoce como depresión maníaca, trastorno maníaco-depresivo, trastorno del estado de ánimo o bipolaridad afectiva.

Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM) hay cuatro tipos de trastorno bipolar:

  1. Trastorno bipolar I: Episodios maníacos o mixtos que duran por lo menos siete días. Los síntomas maníacos son tan intensos que la persona necesita atención hospitalaria. Por lo general, también hay episodios de depresión (al menos dos semanas). Los familiares y amigos notan que los síntomas de manía o depresión son un cambio importante en la conducta normal del afectado.
  2. Trastorno bipolar II: Los episodios depresivos se alternan con episodios hipomaníacos, pero no hay episodios absolutamente maníacos o mixtos.
  3. Trastorno bipolar no especificado (BP-NOS): La persona tiene síntomas de la enfermedad pero no puede situarse en ninguno de los dos trastornos bipolares mencionados. Esto sucede porque los síntomas no duran lo suficiente o porque son muy leves. Sin embargo, tanto la persona como su entorno notan que su comportamiento se sitúa fuera del rango normal de su personalidad.
  4. Trastorno ciclotímico o ciclotimia: Es una forma leve de trastorno bipolar. La persona experimenta episodios de hipomanía que van y vienen con depresión leve. Esto se repite, sin razón aparente durante, al menos, dos años.

shutterstock-569684656.jpg

Aunque son muchos los factores que pueden influir en la presencia de la enfermedad, está comprobado que las personas que sufren de trastorno bipolar tienen similitudes biológicas, detectadas por pruebas médicas. Estos pacientes producen cortisol en exceso (hormona segregada en situaciones de estrés); registran mayor actividad en las partes del cerebro encargadas del movimiento y las emociones; tienen un reloj biológico más rápido (regulación de sueño y vigilia acelerado) y presentan más áreas cerebrales con calcio que una persona sana.

Una vez diagnosticado con trastorno de bipolaridad, el paciente recibe una serie de medicamentos orientados a buscar un equilibrio químico en el cerebro que le permita llevar una vida normal. La combinación de medicamentos incluye estabilizadores del humor (litio), anticonvulsivos, antidepresivos y/o antipsicóticos. En cada caso, serán el médico y su paciente los que encuentren las combinaciones y dosis adecuadas, según la intensidad y frecuencia de los síntomas.

Simultáneamente, se recomienda acudir al psicoterapeuta para tratar aquellos aspectos de la vida cotidiana, el ambiente en el que se desenvuelve y los factores que pueden alterar su estado de ánimo o elevan sus niveles de estrés.

En el tratamiento de la bipolaridad es muy importante que el paciente participe activamente en su tratamiento, detectando aquellos agentes externos que puedan incidir en su equilibrio emocional. Igualmente, se recomienda hacer ejercicio físico (caminar, al menos, 30 minutos al día) para activar la segregación de dopamina (vital para la regulación del humor, entre otras funciones).

Las técnicas de yoga, las terapias de grupo dirigidas por profesionales, los pasatiempos relajantes, la escritura consciente también son muy recomendados en tratamientos del trastorno bipolar, porque le permiten al paciente explorar otras áreas de su psiquis, relacionadas con el estado de ánimo y el equilibrio cuerpo/mente.

shutterstock-61626385.jpg

Mitos frecuentes

El que sufre trastorno bipolar se comporta como el Doctor Jekyll y Mr. Hyde. Falso. Según el doctor Gary Sachs, director de la Clínica de Trastorno Bipolar y del Programa de Investigación del Hospital General de Massachusetts, los pacientes bipolares presentan más episodios de depresión que de fases maníacas. En general, tienen un estado de ánimo anormal, matizada por un predominio de altos o de bajos.

En la fase maníaca se siente mucha euforia. Verdadero a medias. La primera etapa de la fase maníaca puede estar marcada por la felicidad, pero esto no es permanente. La persona siente miedo porque pierde el control de sus emociones y no pueden ni dormir.

Una persona voluble es bipolar. Falso. Una persona voluble se puede alterar porque su jefe lo recrimina en público, pero este hecho para una persona con trastorno bipolar puede significar una depresión profunda. El bipolar experimenta cambios severos de humor y de conducta que afectan su desempeño social, laboral, académico...

Psicólogos
Escrito por

Psicologos.com.co

Deja tu comentario
Comentarios 1
  • Carmen cardenas

    Tengo una pareja desde hace 14 años diagnosticado con trastorno bipolar tipo I, me gustaría ver opciones de tratamiento a bipolares en Colombia.