Psicologos.com.co
En Google Play En la App Store

EMDR, una terapia indicada para superar traumas

Este método ha sido reconocido por diversas organizaciones mundiales como la forma más efectiva para hacerle frente a los traumas de nuestra vida.

7 feb 2019 en Consejos de psicología - Lectura: min.

Psicólogos
El EMDR nos ayuda a que podamos procesar de una mejor manera los hechos adversos que nos ocurrieron.

Los ojos tradicionalmente han sido llamados las ‘ventanas del alma’ y con la terapia de Desensibilización y Reprocesamiento por los Movimientos Oculares (mejor conocida como EMDR por sus siglas en inglés), se les da un valor clave para ayudarnos a superar nuestros traumas más profundos.

Gracias a ello la terapia EMDR se ha convertido en uno de los métodos más empleados para hacerle frente a hechos traumáticos y, en especial, para ayudar a personas que sufren por el Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT), ya que permite que las personas que han atravesado momentos difíciles en sus vidas procesen mejor esos sucesos traumáticos y den los primeros pasos en su proceso de sanación.

Si deseas conocer más de la terapia EMDR o quieres probarla, consulta nuestro listado de psicólogos expertos que podrán ayudarte a superar cualquier trauma que tengas.

La historia de la terapia EMDR es relativamente reciente y su nacimiento se cuenta casi como una anécdota. La creadora de este método, la doctora Francine Shapiro, cuenta que un día se encontraba preocupada y salió a caminar por un bosque cercano. Mientras daba vueltas en medio del camino, se sintió inquieta y ansiosa, pero luego descubrió que mientras movía los ojos de un lado para otro, de arriba a abajo, era capaz de gestionar de una mejor manera la forma en la que sentía.

A raíz de esta experiencia, la doctora Shapiro decidió seguir investigando el movimiento de los ojos y la relación que tenía con la reducción en la intensidad de pensamientos perturbadores. Con un trabajo dedicado que realizó en la década de los años 80, desarrolló este método utilizando la denominada estimulación bilateral para desensibilizar las emociones y sensaciones negativas, una técnica pensada para cambiar creencias que nos auto limitan y procesar los recuerdos traumáticos.

¿En qué consiste el EMDR?

El EMDR es una terapia que ha sido recomendada para el tratamientos de traumas, en especial para víctimas de TEPT, por parte de la Asociación Americana de Psicología (APA por sus siglas en inglés) y por la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre otras autoridades. La EMDR consiste básicamente en que los pacientes logren la comprensión de los efectos que las experiencias de vida negativas, adversas o traumáticas que tengan, esto mediante una serie de sesiones que pueden variar entre seis y doce, realizándose una o dos cada semana.

Asistir a terapia es un compromiso consigo mismo

Acerca del EMDR es posible subrayar:

  • El terapeuta trabaja directamente con el paciente, tratando de identificar y determinar el problema que será abordado mediante el EMDR.
  • Una vez identificado el problema, el paciente se encarga de describirlo y es guiado por el psicólogo, que ayuda a orientar el procedimiento.
  • Mientras el paciente realiza movimientos con sus ojos, a manera de estimulación bilateral, le llegan a la mente los recuerdos negativos con sus sensaciones adversas y el terapeuta puede intervenir de tanto en tanto para asegurarse que se está haciendo el proceso de una manera adecuada.

Pese a su nombre, el EMDR no solo se concentra en la estimulación bilateral con el movimiento de los ojos del pacientes, o estimulación visual, sino que también puede usar estímulos auditivos, con el paciente escuchando sonidos en ambos oídos de manera alterna, o kinestésica, cuando el terapeuta golpea suavemente las manos u hombros del paciente de manera aleatoria y alternando derecha e izquierda. Este proceso bilateral es empleado para facilitar la conexión entre ambos hemisferios cerebrales, mejorando el proceso de la información y disminuyendo la carga emocional.

En síntesis, el EMDR nos ayuda a que podamos procesar de una mejor manera los hechos adversos que nos ocurrieron: al asociar esos recuerdos con otros sentimientos, no con la gran carga negativa que tenemos grabada en nuestra mente, podemos empezar a superarlos y no nos causarán tanto daño como hasta el momento podrían venir haciéndolo.

shutterstock-760069144.jpg

En términos profesionales es posible afirmar que el EMDR ayuda a que tengamos una ‘resolución adaptativa’, esto es una reducción en los síntomas, un cambio en nuestras creencias y la oportunidad de que tengamos una mejor vida cotidiana.

¿Cómo ayuda a superar el trauma?

La Organización Mundial de la Salud ha estimado que cerca del 3.6 por ciento de la población en el mundo ha sufrido alguna vez en su vida del Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT) en el último año. La cifra, considerablemente alta, equivale a una persona de cada veinticinco ha sufrido de este trastorno en los últimos doce meses, por lo que ha sido asumido como un problema de salud pública en muchos países del mundo.

De cara a estas cifras, el EMDR es ampliamente recomendado por diversas autoridades como uno de los métodos más efectivos para afrontar el TEPT, debido a su gran capacidad para atenuar los recuerdos vívidos, reiterados y no deseados que tienen las personas que padecen de este tipo de trastorno.

Para conocer un poco mejor el tratamiento del TEPT, mediante el EMDR, podemos observar las ocho fases de acercamiento en las que suele desarrollarse y que se dividen de la siguiente manera:

  • Fase 1: Tomar la historia. Se puede extender por tres sesiones y busca obtener toda la historia posible del paciente. Recuerdos del pasado, como se activan y metas futuras.
  • Fase 2: Preparar al paciente. El terapeuta prepara al paciente para el EMDR y le enseña los métodos que va a emplear. Se practican los movimientos de los ojos y los diversos métodos de estimulación bilateral.
  • Fase 3: Evaluando el recuerdo clave. Aquí se activa el recuerdo que ha sido identificado como causante del trauma, esto teniendo claros sus elementos, cómo se manifiesta al paciente, cómo lo afecta, qué sensación produce en su cuerpo.
  • Fase 4:  Desensibilización. Durante esta fase el paciente se concentra en la memoria y reporta cualquier tipo de sentimiento y nuevos pensamientos que se le vengan a la mente. Durante esta fase se emplean las técnicas de estimulación bilateral, principalmente las que incluyen el movimiento del ojo. Este proceso continúa hasta que el recuerdo traumático no tenga una respuesta en el cuerpo tan negativa.
  • Fase 5: Instalación. En esta fase el terapeuta fortalece en el paciente el proceso cognitivo positivo que quiere para el paciente.
  • Fase 6: Exploración del cuerpo. En la sexta fase del EMDR se les pide a los pacientes que observen su respuesta física cuando piensan en el hecho traumático. Esto se hace para identificar algún problema residual.
  • Fase 7: Cierre. Se usa para finalizar el tratamiento. Si el recuerdo negativo no ha sido totalmente procesado, se da recomendaciones específicas a los pacientes para seguir trabajando en el elemento traumático y seguir avanzando en próximas sesiones.
  • Fase 8: Evaluación de los resultados del tratamiento. Se establece el estado psicológico actual del paciente, se evalúa los elementos que se han mantenido en él, qué recuerdos han emergido y qué trabajo posterior se puede realizar.

Ten en cuenta que la terapia EMDR es una muy buena opción en la que puedes confiar si atraviesas por un momento difícil, producto de una situación que no has podido superar. Con acompañamiento especializado siempre es posible encontrar una salida a los problemas, por eso te invitamos a buscar ayuda cuando creas que es conveniente y a confiar en tu psicólogo. Te darás cuenta cómo tus ojos te ayudarán a ver un mejor presente.     

0 Me gusta

Deja tu comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Verticales Intercom, S.L.
Finalidades:
a) Envío de la solicitud al cliente anunciante.
b) Actividades de publicidad y prospección comercial por distintos medios y canales de comunicación de productos y servicios propios.
c) Actividades de publicidad y prospección comercial por distintos medios y canales de comunicación de productos y servicios de terceros de distintos sectores de actividad, pudiendo implicar la cesión de los datos personales a dichos terceros.
d) Segmentación y elaboración de perfiles para finalidades de publicidad y prospección comercial.
e) Gestión de los servicios y aplicaciones que proporciona el Portal para el Usuario.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Se prevé la cesión de los datos a los clientes anunciantes para llevar a cabo su solicitud de información sobre los servicios anunciados.
Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos u oponerse al tratamiento de los mismos o a alguna de las finalidades, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en psicologos.com.co/proteccion_datos

Artículos relacionados