Las oportunidades están donde otros encuentran excusas

Nuestra autoestima muchas veces nos mantiene "en el camino seguro" de las excusas, por el temor a enfrentar nuestros mensajes parentales, historia de vida o falta de destrezas.

21 MAR 2019 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Las oportunidades están donde otros encuentran excusas

Las mayoría de nosotros admira mucho las destrezas de los otros cuestionando así las propias y creando la fantasía de que el otro es perfecto, cuando en realidad todos tenemos esta misma condición humana de virtudes innatas y áreas de oportunidad. Lo que quiere decir, que la mayor fortaleza con la que contamos todo es la constancia, disciplina y dedicación que nacen de la decisión.

Cuenta la historia que un inspector visitó una escuela. En su recorrido observó una maestra atrincherada atrás de su escritorio, mientras que los alumnos causaban gran alboroto. El inspector da los buenos días y pregunta si hay algún problema.A lo que la maestra sin demora contesta: "no puedo dar mi clase porque no tengo láminas ya que el Ministerio no me facilita material didáctico."

El inspector que era un gran docente, vio un corcho en el desordenado escritorio. Lo tomó y con aplomo se dirigió a los alumnos.

-¿Qué es esto? Un corcho señor...

- Bien. ¿De dónde sale?

-De la botella.

Y de qué material es?

-De la madera- respondían los niños entusiasmados. Así continuó el maestro pregunta tras cada respuesta, logrando a la final comenzar una tarea de geografía, de historia de música, economía, literatura y hasta religión. La maestra quedó impresionada. Al terminar la clase le dijo conmovida: "señor, nunca olvidaré lo que me enseñó hoy. Muchas gracias".

shutterstock-529485127.jpg

Pasó el tiempo. El inspector volvió a la escuela,  buscó a la maestra y la encontró en la misma escena de la primera visita.

- Señorita... ¿Qué pasó? ¿No se acuerda de mí?

- Sí señor, cómo olvidarlo. Qué suerte que regresó. No encuentro el corcho. ¿Dónde lo dejó?

Como podemos observar en el relato, un bajo autoconcepto alimenta nuestras excusas y nos vuelve vulnerables. Un bajo autoconcepto mata a la creatividad y nos deja en una posición dispersa en la que es imposible tener dirección para emprender los proyectos.

Llegados a este punto, es importante examinar nuestro dialogo interior, ya que está demostrado que el 80% de las veces es negativo y contraproducente porque nos conduce por la senda de la victimización, nos paraliza y desalienta.

El buen diálogo interior nos permite reconocer nuestros errores, minimizar los riesgos futuros, levantarnos y volver a intentarlo.

Siempre recuerda que la indecisión es el ladrón de la oportunidad.

Nadie puede volver atrás y empezar de nuevo, pero cualquiera puede empezar hoy y crear un nuevo final.

Así que mata las excusas, alimenta la creatividad y está abierto a nuevos aprendizajes.

PUBLICIDAD

Escrito por

Ambar Ardila

99884 nº Tarjeta profesional 99884

17 años de experiencia en la atención terapéutica de adolescentes, adultos y parejas. Su filosofía de trabajo es "los pensamientos que elegimos son las herramientas que utilizamos para enriquecer nuestra vida y marcar la ruta". Motiva a los pacientes en el desarrollo de su autoestima y autocontrol.

Ver perfil
Deja tu comentario

PUBLICIDAD

Comentarios 1
  • Viviana Cadena

    Excelente reflexión, excelente aporte.

últimos artículos sobre autoestima