La ruptura matrimonial y su efecto en los niños

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de Psicologos.com.co

La terminación de una relación marital conlleva un desafío a los padres de familia para que su incidencia en los niños sea lo más saludable posible.

9 mar 2017 · Lectura: min.
La ruptura matrimonial y su efecto en los niños

Las relaciones maritales no solo significan que una pareja esté formalmente casada. Estas pueden ser de diferentes tipos: matrimonio religioso, matrimonio civil o matrimonio de hecho, o como se llama comúnmente, unión libre.

No importa cuál sea el tipo de unión marital, su ruptura siempre tendrá implicaciones tanto para la pareja como para los niños que hacen parte de esta relación.

Como adultos responsables, debemos priorizar el bienestar de los hijos, pues la ruptura es marital, no parental. Cuando se toma la decisión de no continuar con una pareja por diferentes motivos, se debe asumir una posición madura y coherente pensando en provocar en los niños el menor efecto negativo posible. Es decir, pasar por encima de rabias, resentimientos, dolores, frustraciones o culpa, que podamos estar sintiendo como pareja para afectar lo menos posible a los niños.

Los niños entre los 2 y 6 años no cuentan con los recursos cognitivos y emocionales suficientes para comprender la situación. Pueden pensar: "si ya se fue uno, me puede abandonar el otro" o autoculparse, creyendo que son ellos la causa de la separación. Los niños pequeños desarrollan miedo al abandono, trastorno de ansiedad, depresión, negación, entre otros y pueden manifestar síntomas como:

  • Cambio súbito de conductas (alegre - triste, inhibido - agresivo)
  • Inapetencia
  • Dificultades de socialización
  • Involución (volver a orinarse en la cama o en los pantalones, chuparse el dedo)
shutterstock-272999837.jpg
Depende exclusivamente de la actitud y madurez de los padres que los niños afronten este proceso de la mejor manera posible y no tenga repercusiones graves en su adultez. Lo que pueden hacer los padres es mostrarles a los niños un panorama optimista, donde deben:

- Darles seguridad, confianza, apoyo, tranquilidad.

- Explicar a los niños, en pareja, la nueva situación producto de la separación.

- Decirles que uno de los padres se va de la casa pero no de su vida.

- Decirles la verdad pero no entrando en detalles (infidelidad, agresión, etc.)

- Explicarles que no es culpa de ellos y que no hay nada que puedan hacer.

Cuando los niños manifiestan ansiedad, tristeza, desconsuelo, los padres pueden explicarles con dibujos lo que pasa en su corazón y en su mente. También pueden contarles cuentos para hacerles ver que hay otros niños que pasan por lo mismo y que no "soy el único con esta situación".

Escrito por

Psicóloga Infantil, Adolescentes y Familia - Jackeline Martínez V.

Deja tu comentario