Psicologos.com.co
Psicologos.com.co
En Google Play En la App Store

¿Eres adicto a tu celular?

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de Psicologos.com.co

Descubre qué tan dependiente eres de tu celular y aprende de qué forma puedes empezar a trazarte límites en su uso diario, para tener una interacción más sana.

18 feb 2019 · Lectura: min.
¿Eres adicto a tu celular?

La importancia que tienen los teléfonos móviles en nuestras vidas va en aumento, al punto que ha derivado en la definición de una nueva fobia. El miedo irracional que puede sentir una persona al no estar cerca de su teléfono inteligente o smartphone se denomina nomofobia, por la abreviatura de la frase en inglés ‘No mobile phone phobia’.

Lejos quedaron los tiempos en los que era necesario llegar a un lugar para recibir o hacer llamadas desde un punto fijo, mucho más esos en los que era indispensable tener un computador para enviar un mensaje o navegar en la web... y es que, en medio de las facilidades que proporcionan los teléfonos celulares hay quienes piensan con melancolía en ese pasado al ver a sus seres queridos o encontrarse a sí mismos atrapados en el temor a la desconexión.

Seamos francos. Este temor a estar lejos de nuestro celular es algo que nos puede haber pasado a muchos, pero pocos llegamos a identificarlo y a asociarlo con una enfermedad o un problema psicológico, sin embargo debemos ser sinceros con nosotros mismos y hacernos una serie de preguntas que nos pueden revelar el grado de dependencia que tenemos de estos aparatos.

Responde nuestro test:

¿Cuál es la causa de este mal?

La psicóloga Karen Tautiva Ochoa, de la Universidad del Rosario en Bogotá señala que estamos altamente expuestos a desarrollar la adicción al celular por la gratificación que nos causa el hecho de poder saber, casi inmediatamente, dónde están nuestros amigos, qué hacen y poder hablar con ellos. Es decir, el 'placer' de tener la información y conectarnos cuándo y dónde queramos, ya sea por medio de chat o por llamadas, es la tentación constante que debemos enfrentar y aprender a equilibrar. 

Para la especialista es importante, desde la niñez, trabajar en autocontrol y en un empleo más moderado de las nuevas tecnologías, para evitar que estos comportamientos se perpetúen con la edad y se arraiguen aún más. 

El profesor David Greenfield, fundador del Centro de Internet y Adicción a la Tecnología, asegura que tener el smartphone al alcance de nuestra mano no hace otra cosa que ayudar a que ese proceso de adicción sea mucho más rápido. Incluso, afirma el experto, se han presentado casos documentados de personas que sienten cómo su teléfono celular vibra en su bolsillo, pese a no tenerlo ahí.

Probablemente para las nuevas generaciones es difícil imaginar una realidad sin la posibilidad de la conexión inmediata, por eso el problema no es la facilidad de acceder a través de la tecnología al mundo que antes nos era lejano, sino perder de vista el mundo que tenemos a nuestro alrededor por el miedo de perder la vida virtual que hemos tejido con tanto cuidado.

shutterstock-302623034.jpg

Muchas veces la adicción al celular puede ser algo que no notamos o a lo que no le damos importancia, no obstante en algunos casos darnos cuenta de que alguien cercano o que nosotros mismos padecemos de nomofobia es incluso visible en síntomas físicos y psicológicos como: sensación de ansiedad, taquicardia, tener pensamientos obsesivos, dolor de cabeza y de estómago. A su vez, podemos hablar de problemas de trastorno del sueño asociados a la nomofobia, pues según el psicólogo español Antonio de Dios cuando se llega al punto en que las personas no pueden apagar siquiera el teléfono en la noche (por miedo a perderse de algo), se alteran sus rutinas de sueño lo que puede causar insomnio.

¿Cómo hacerle frente a la nomofobia?

Una forma que recomienda el profesor Greenfield para iniciar con el proceso de ‘detox’ y desintoxicarse del smartphone es empezar a separarnos físicamente de él. Dejar el celular en otra habitación, impedir que este trozo de tecnología de punta sea una extensión de nuestros cuerpos.  

Hay varias acciones que podemos emprender en caso de darnos cuenta de que tenemos algún grado de adicción a los teléfonos móviles. A todos nos viene bien repasar estas recomendaciones para alejarnos de la nomofobia:

  • Baja el consumo: En un primer momento podemos ponernos pequeñas metas. No mirar el teléfono inteligente por media hora o durante una película. Bajando conscientemente el uso de este aparato, podemos establecer qué tanto nos hace falta y saber si podemos desintoxicarnos adecuadamente.
  • Apaga el celular:  Apagar nuestro smartphone en la noche es uno de los primero pasos que podemos dar para liberarnos de esa adicción. De esta forma no estaremos pendientes de notificaciones o de las actualizaciones de estado de nuestros contactos. Esto ayudará de paso con nuestra calidad de sueño y evitará problemas de insomnio.
  • Elimina lo innecesario: Es importante revisar nuestros celulares y ver qué aplicaciones pueden estar consumiendo la mayoría de nuestro tiempo. Tenemos que pensar si nos son útiles en nuestro trabajo y sopesar también la cantidad de minutos al día que estas nos quitan. Lo mejor es conservar las aplicaciones de mensajería y desinstalar las redes sociales, consultando únicamente desde nuestro computador de escritorio. ¿Te animarías a intentarlo por un tiempo?
  • Fija horarios: Establecer horarios de uso es una herramienta que nos puede ser de utilidad a la hora de combatir la nomofobia. Podemos decidir no usar el celular una vez lleguemos a casa luego de trabajar, o decidir que después de las ocho de la noche lo tenemos que apagar. No hay reglas al respecto, por lo que podemos ajustarnos a nuestro propio ritmo.
  • ‘Olvida’ el smartphone: Tratemos de hacer pequeñas salidas sin nuestro celular. Ir al gimnasio, al centro comercial o a dar una vuelta al parque, pero dejándolo en casa. De esta forma nos daremos cuenta que no nos hace tanta falta como pensábamos y comprenderemos que no es fundamental para el desarrollo de nuestras vidas.

Siempre el primer paso es reconocer que tenemos un problema y emprender acciones para remediarlo, debemos saber además que podemos contar con la ayuda de un psicólogo experto que puede ser nuestros punto de partida para vivir una vida mucho más plena y saludable mentalmente.

Psicólogos
Escrito por

Psicologos.com.co

Deja tu comentario