Psicologos.com.co
En Google Play En la App Store

El test de QI por sí solo no revela toda tu inteligencia

Los resultados de las pruebas de cociente intelectual muchas veces pueden ser engañosos y no revelar nuestras verdaderas capacidades e, incluso, ser altamente engañosos.

7 ene 2019 en Actualidad - Lectura: min.

Psicólogos
Un resultado bajo en una prueba de QI no puede desalentarte, ya que ese número no es lo único que cuenta.

Las pruebas que miden la inteligencia humana son una forma muy popular de tratar de establecer nuestras capacidades y las de las personas cercanas a nosotros. Es de esta forma que muchos padres llevan a sus hijos a consultorios donde les son practicados algunos de los diferentes test existentes para estimar la inteligencia general de un individuo. Generalmente el QI se calcula tras dividir la edad mental de una persona por su edad cronológica y multiplicando ese resultado por cien.

Hace unos años investigadores de la Universidad Western de Canadá y el Museo de Ciencia de Londres realizaron un estudio online para medir la inteligencia entre personas de diferentes partes del mundo, llegando a reunir cerca de cien mil participantes a través de Internet.

A estas personas se les realizaron diferentes tipos de pruebas en las que se llegaron a medir varios aspectos de la inteligencia, entre los que se cuentan el razonamiento, la atención, la memoria y las capacidades de planeación, entre otras, explicando también un poco su estilo de vida y sus antecedentes.

Al respecto, el doctor Adam Hampshire del Instituto de Cerebro y Mente de la Universidad Western en Ontario, explicó que el objetivo que se tenía con el estudio era establecer si se podía llegar a medir las capacidades cognitivas de una persona con un solo factor.

“Durante un siglo, los psicólogos han creído que podemos reducir las diferencias de las habilidades cognitivas a un sólo número conocido como coeficiente intelectual (QI). ¿Pero un solo número realmente representa la capacidad de un individuo para recordar, razonar y pensar? La respuesta es un enfático no, según lo mostró el mayor experimento que se ha realizado con varias decenas de miles de personas”, aseguró el experto.

En las conclusiones del estudio, publicadas en la revista Neuron, los investigadores señalaron que las pruebas que se realizan actualmente tienen graves problemas debido a que no tienen en cuenta “la compleja naturaleza del intelecto humano con todos sus distintos componentes”.

Los participantes del estudio fueron sometidos a pruebas que se realizaron exclusivamente para este fin, con el propósito de establecer qué regiones del cerebro se activaban con determinadas funciones y buscando medir una amplia variedad de capacidades cognitivas en tareas que integraban 12 pruebas que se podían realizar online en menos de media hora.

“Encontramos que cuando se analiza esta amplia variedad de capacidades cognitivas las variaciones en la ejecución de los participantes pueden explicarse en tres componentes distintos: memoria de corto plazo, razonamiento y habilidad verbal”, aseguró el doctor Hampshire.

Un análisis complejo

Los expertos, para confirmar los resultados de las pruebas, sometieron posteriormente a dieciséis de los participantes a escáneres de imágenes de resonancia magnética funcional (FMRI) con el fin de observar las variaciones en las capacidades cognitivas y poder ser capaces de trazar un mapa de las conexiones neurales involucradas en la actividad cerebral de cada uno de ellos. De esta forma encontraron que tres componentes de capacidades cognitivas que habían identificado durante el estudio tienen correlación con tres patrones distintos de actividad cerebral.

“Los resultados desmienten de una vez por todas la idea de que una sola medida de inteligencia, como el QI, es suficiente para capturar todas las diferencias en la capacidad cognitiva que vemos entre las personas. En lugar de eso, varios circuitos diferentes contribuyen a la inteligencia, cada uno con su propia capacidad única. Una persona puede ser buena en una de estas áreas, pero mala en las otras dos”, comentó al respecto el profesor Roger Highfield, del Museo de Ciencia de Londres y otro de los autores del estudio.

El profesor Highfield agregó que “en lo que se refiere al objeto más complejo que se conoce, el cerebro humano, la idea de que sólo hay una medida de inteligencia tiene que estar equivocada. Todos conocemos a personas con poca capacidad de razonamiento, pero con una memoria brillante o habilidades lingüísticas fantásticas, pero no son muy buenas para razonar, etc.”.

light-bulbs-1875384-1280.jpg

Una cifra inconstante

A su vez según un estudio del University College de Londres (Inglaterra), y divulgado por la revista Nature, se asegura que el cociente intelectual no es constante durante toda la vida de una persona. La investigación, que empezó en 2004, se concentró en adolescentes entre 12 y 16 años a quienes los sometieron a test de inteligencia luego de que se les analizaran sus estructuras cerebrales con ayuda de resonancia electromagnética. Cuando se repitieron las pruebas, cuatro años más tarde, el coeficiente intelectual había variado considerablemente entre los jóvenes, oscilando incluso hasta 20 puntos y mostrando variaciones en sus estructuras cerebrales luego de ser sometidos a nuevas resonancias electromagnéticas.

“Tendemos a asesorar a los niños y a decidir el curso que seguirá su educación cuando son pequeños, pero acabamos de comprobar que su inteligencia se sigue desarrollando y puede incluso mejorar hasta mucho más tarde”, señalan los investigadores en sus conclusiones.

Es de esta forma que no deberíamos confiarnos de lo que dicen este tipo de pruebas, ya que cada persona es especial en su propia e inigualable forma. Un resultado bajo en una prueba de QI no puede desalentarte, ya que como pudiste darte cuenta, ese número no es lo único que cuenta.     

0 Me gusta

Deja tu comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Verticales Intercom, S.L.
Finalidades:
a) Envío de la solicitud al cliente anunciante.
b) Actividades de publicidad y prospección comercial por distintos medios y canales de comunicación de productos y servicios propios.
c) Actividades de publicidad y prospección comercial por distintos medios y canales de comunicación de productos y servicios de terceros de distintos sectores de actividad, pudiendo implicar la cesión de los datos personales a dichos terceros.
d) Segmentación y elaboración de perfiles para finalidades de publicidad y prospección comercial.
e) Gestión de los servicios y aplicaciones que proporciona el Portal para el Usuario.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Se prevé la cesión de los datos a los clientes anunciantes para llevar a cabo su solicitud de información sobre los servicios anunciados.
Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos u oponerse al tratamiento de los mismos o a alguna de las finalidades, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en psicologos.com.co/proteccion_datos

Artículos relacionados