¿Cómo detectar la dislexia en adultos?

Aprende a identificar si padeces de dislexia y cómo afrontarla de una manera en la que puedas llevar una mejor vida.

14 DIC 2018 · Lectura: min.
Es claro que si eres un adulto y padeces dislexia has soportado mucho durante tu vida, pero siempre hay oportunidad de mejorar.

¿Sueles confundir las palabras o intercambiar el orden de las letras? Puede que padezcas dislexia, esa condición que dificulta la comprensión lectora y que puede ser una grave limitante en la niñez. Si no fue identificada o tratada de manera adecuada en los primeros años de vida, puede ser una grave limitante en la edad adulta.

La dislexia es considerada la dificultad de aprendizaje más común y se cree que entre el 5 % y el 10 % de las personas la padecen, es decir casi una persona de cada diez. Esta condición no tiene cura y se caracteriza principalmente una dificultad marcada en aprender a leer con precisión y fluidez, leer con lentitud o tener mala memoria, entre otras.

Si necesitas saber descubrir si tienes dislexia o algún tipo de dificultad de aprendizaje, puedes consultar nuestro listado de profesionales que podrán trabajar contigo en formas de hacerle frente a dichos padecimientos.

En adultos puede causar una serie de problemas derivados, que pueden afectar seriamente sus vidas. Entre ellos están los problemas de autoestima, debido a las dificultades para leer y la forma en la que tuvieron que adaptarse, tratando de ocultar los problemas de aprendizaje que padecen.

¿Qué son las dificultades de aprendizaje?

Reconoce la dislexia

Puede que te haya costado más que a los demás aprender a leer o que, durante la época escolar y universitaria, hayas realizado un esfuerzo extra para poder aprobar. Sin embargo, ¿cómo saber si efectivamente tienes dislexia? Los expertos han identificado algunos elementos que suelen ser constante en diferentes personas que sufren este padecimiento, entre ellos se encuentran:

  • Evitas leer en voz alta y rara vez lees por placer.
  • Lees lentamente y con gran esfuerzo.
  • Tienes dificultad para hacer rimas.
  • Tienes dificultad para pronunciar palabras que no te son familiares.
  • Tienes mala ortografía.
  • Tienes dificultad con la planificación y la organización.
  • Confundes la derecha con la izquierda.
  • Te acuerdas más fácil de las caras que de los nombres de las personas.
  • Se te olvida escribir algunas palabras.
  • Te es más difícil expresar sentimientos por escrito que en voz alta.
  • Tienes mala memoria y problemas para almacenar la información después de una lectura.
  • Te cuesta mucho concentrarte en cualquier actividad concreta durante un tiempo prolongado.

Si tienes un familiar con dislexia es probable que tú también la puedas tener. Diversas investigaciones han determinado que la dislexia suele manifestarse en los miembros de una misma familia.

“Tener un pariente cercano con dificultades de aprendizaje podría aumentar la probabilidad de que otro miembro de la familia también las tenga. Estas personas podrían tener la misma condición, pero no todos sus síntomas tienen que ser los mismos. O podrían tener diferentes dificultades y que algunos de sus síntomas sean iguales”, dice Elizabeth Harstad, M.D., M.P.H. es pediatra del desarrollo conductual en el Boston Children’s Hospital.

¿Cómo la identifico en un adulto?

Puede que te hayas identificado con varios de los puntos que mencionamos anteriormente, sin embargo, ¿eso te hace padecer dislexia? No es posible saberlo concretamente sin un diagnóstico experto de un neuropsicólogo, psicólogo educativo o psicólogo clínico, entre otros, quienes son los profesionales capacitados para identificar dificultades de aprendizaje. Se conocen generalmente dos tipos de dislexia en adultos, diferenciadas principalmente por la forma en que se manifestó el padecimiento. Estas son la dislexia evolutiva, que ha acompañado a la persona durante todo su desarrollo personal y la dislexia adquirida, producto de alguna lesión cerebral y que causa la pérdida de la capacidad lectora.

shutterstock-447129334.jpg

Diagnosticar a un adulto con dislexia es mucho más difícil que detectarla en niños. Los pequeños suelen mostrar los indicios más evidentes, como una marcada dificultad a la hora de escribir y de leer, mientras que los adultos debieron atravesar esas dificultades sin ayuda profesional, por lo que aprendieron una serie de trucos o ‘estrategias de supervivencia’. Los adultos con dislexia suelen tener algunas habilidades por encima del promedio, siendo capaces de desempeñarse de manera sobresaliente en campos como la ingeniería y la arquitectura. Suelen tener habilidades sociales altamente desarrolladas y son muy intuitivos a la hora de ‘leer’ a las otras personas.

No existen test de dislexia para adultos en Latinoamérica que permitan el diagnóstico de esta dificultad de aprendizaje, por lo que muchas veces se deben adaptar cuestionarios en inglés. Generalmente lo que se suele realizar es analizar la hoja de vida de la persona, con especial énfasis a su etapa escolar y los problemas que pudo haber atravesado en dicha época. El especialista también podrá realizar una valoración básica que indique si el nivel fonológico y lectoescritor está por debajo del promedio para un adulto no disléxico con un nivel de estudios similar.

“Los adultos nos ayudamos de la información ortográfica para realizar tareas de conciencia fonológica como la sustitución fonémica entre dos sonidos. Por ejemplo, intenta decir tu nombre y apellido cambiando el primer sonido entre sí “Sarmen Cilva” sin escribirlo… Parece que esta tarea, prácticamente imposible para un adulto analfabeto, también lo sería para un adulto disléxico.Planteamos por tanto la necesidad de valorar las habilidades fonológicas y la lectoescritura propiamente dicha: identificación y omisión silábica y fonémica, lectura de palabras y pseudopalabras, decisión ortográfica, comprensión lectora…”, dice Carmen Silva, experta en dislexia.

¿Cómo mejorar?

Una vez se ha establecido que tienes dislexia, lo que debes hacer es aprender las diferentes estrategias para convertirte en un lector y escritor mucho más eficaz. Los métodos de enseñanza que se usen deben adaptarse a los adultos, por lo que lo más recomendable es que siga las recomendaciones que, al respecto, te puedan dar especialistas. Puede realizar actividades para afianzar la lectoescritura y corregir como confundir dos letras o sonidos además de actividades para desarrollar la fluidez lectora en personas que leen muy lento, que llegan a cometer errores de precisión o suelen vacilar mucho.

shutterstock-1122404663.jpg

Si eres un adulto que padece de dislexia tienes que poner todo de ti para mejorar y ser muy activo en el proceso, realizando un análisis propio de tu manera de procesar la información para contribuir, junto con el especialista que te está tratando, a desarrollar estrategias que faciliten el aprendizaje y potencien sus habilidades. Es claro que si eres un adulto y padeces dislexia has soportado mucho durante tu vida, pero siempre hay oportunidad de mejorar. Date una oportunidad y trabaja en tus puntos débiles, al final te sentirás mucho mejor contigo mismo. 

Psicólogos
Linkedin
Escrito por

Psicologos.com.co

Deja tu comentario