Psicologos.com.co
Psicologos.com.co
En Google Play En la App Store

4 formas de controlar el pensamiento obsesivo

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de Psicologos.com.co

En ocasiones las personas tienen pensamientos, sentimientos, ideas, sensaciones (obsesiones) y comportamientos repetitivos e indeseables que los impulsan a hacer algo una y otra vez.

7 nov 2018 · Lectura: min.
4 formas de controlar el pensamiento obsesivo

¿Has sentido que cierta idea o comportamiento no ha podido salir de tu cabeza? ¿La rutina toma control de gran parte de tu vida?

Aunque sea difícil admitirlo, en cierto punto de la vida hemos experimentado obsesiones con pensamientos, personas, hábitos o rituales inusuales que se vuelven irresistibles de no realizar; esto resulta más común de lo que parece.

¿Cuál es el costo de vivir a tope de estas obsesiones y comportamientos compulsivos?

Esta situación genera desgaste físico, mental, gran nivel de ansiedad y frustración, lo que hace que el enredo sea más evidente, como un laberinto en donde no hay salida, con más caminos por recorrer, sin escape, afectando la calidad de tu vida.

En el mundo, al menos el 3% de las personas que sufren de TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo), tienen como origen la obsesión en una idea o una acción que se genera a raíz de una duda o creencia que tiene como base el miedo. Lo anterior genera esfuerzos por neutralizar o aplacar la duda construyendo un ritual a base de comportamientos repetitivos que, crean la falsa sensación de disminuir los síntomas, desencadenándose en comportamientos desenfrenados incapaces de ser controlados hasta llegar a la compulsión.

Algunas formas en las que este pensamiento obsesivo podría manifestarse es a través de las siguientes actividades: lavarse las manos varias veces al día, repetir pensamientos religiosos o sexuales en la mente, dudas sobre el bien o el mal, ordenar y limpiar constantemente, asegurarse de cerrar la puerta, ver una y otra vez perfiles en Facebook o videos, revisar constantemente y sin parar los correos electrónicos o chats, entre otros.

En este artículo, expondremos 4 maneras de controlar esta especie de prisión mental.

1. Identifique soluciones intentadas

Haga una lista de aquello que ha considerado útil, pero resultó siendo inútil, todo esto para que tenga en cuenta que, si se quieren resultados diferentes, la maniobra en contra de la obsesión y compulsión debe ser distinta. Si usted ha intentado no pensar en aquello que suele pensar, ya está pensando en ello.

Muchas veces el problema es no es el problema en sí, sino sus soluciones.

2. Recuerde que a medida que utiliza "ayudas" agrava su situación

Así como usted ha creado esto en su mente, también puede eliminarlo, algunas personas que viven este impasse, suelen buscar apoyo en sus seres queridos que terminan convirtiéndose en perfectas "muletillas" asumiendo responsabilidad y coparticipación en este miedo, fobia u obsesión que no le corresponde, igualmente se entiende como ayuda buscar información adicional sobre aquellas dudas que los acongojan, pasando varias horas en Internet, o leyendo con el fin de parar la duda, la cual termina agrandándose el triple pues de ahí surgen otras y otras dudas, como aquella partida de ajedrez sin jaque mate.

Es necesario que reconozca este tipo de ayuda como el buscar personas muletillas y alimentarse de más información agrava su situación.

shutterstock-1150971305.jpg

3. Retrase su obsesión

Cada vez que llegue esa obsesión, prográmela para experimentarla 1 hora más tarde, de esta manera aquello que antes parecía irrefrenable, va exponencialmente perdiendo peso en su vida, ya que, si se provoca un cambio voluntario, se adquiere dominio sobre lo que aparentemente le controla, lo cual, anula inmediatamente dicho comportamiento.

A medida que practique con mayor frecuencia esta técnica, empezaras a dominarla obteniendo resultados positivos.

4. Transite de lo lógico a lo ilógico

¿Cómo es posible que insista en un comportamiento aun sabiendo que no me conviene? Lo lógico sería que, si queremos no pensar en ello, no lo haremos, aun así, nuestra mente nos juega pasadas, haciéndonos caer en trampas mentales. Por esta razón engañar a nuestro cerebro como una forma de contraataque será útil para restarle poder a la obsesión.

Hoy en día existen muchas técnicas prescritas desde la psicoterapia que pueden evaluar la forma en que funciona, se desarrolla y se resuelve de manera eficaz este impase, ajustando el tratamiento a la medida del consultante e ir encontrando alternativas para darle un mejor manejo y solución.

En definitiva, no dude en consultar a un profesional si lo considera pertinente.

Autor:

María José Agresott R

Terapeuta Familiar Sistémica

Escrito por

María José Agresott

Deja tu comentario
Comentarios 1
  • Emilse hernandez

    Quisiera saber si hay algun lugar de ayuda para este problema